Sector Agrícola o Primario

Desde el punto de vista geográfico y agronómico, la comarca se divide en tres zonas diferenciadas: Vega, Campo de Salinas y Vega-Campo.

La zona de Vega constituye una llanura situada a ambos lados del río Segura. Se caracteriza por unos suelos muy fértiles y relieve completamente llano, con capa freática poco profunda, lo que representa una limitación para cultivos arbóreos en algunos puntos, predominando en ella las especies herbáceas.

La zona Vega- Campo, está compuesta por municipios que presentan características de la zona anterior y la zona Campo de Salinas.

El Campo de Salinas, zona a la que pertenece Los Montesinos, se caracteriza por una mayor presencia de extensiones de secano, con suelos menos fértiles y topografía más accidentada, aunque perfectamente adaptable a las exigencias del laboreo y el riego. El nivel freático es aquí más profundo lo que favorece las especies arbóreas. El origen de los regadíos se encuentra en las aguas procedentes de elevaciones del río, del Trasvase Tajo-Segura o de otros orígenes.

La superficie de Los Montesinos, comprende en su totalidad la infraestructura de riegos creada a principios del siglo XX por “Riegos de Levante”, dado que la línea divisoria se circunscribe, salvo en el sector Norte, paralela al trazado del canal que discurre a su vez siguiendo la isohipsa de 40 metros de altitud ( en la figura marcada con trazo contínuo negro). El paraje septentrional por encima del cauce del riego, comprendido por las fincas La Rafaela, La Herrada y el caserío Los Pinicos, permaneció de secano hasta la llegada de las aguas del Tajo a principio de la década de 1980 que , además de redotar el anterior espacio regado, lo amplió considerablemente. De este modo el término municipal es por completo un territorio regado, pero enmarcado en la huerta del Segura, es un campo regado fruto de una intensa transformación agrícola de carácter reciente.

  SUP. TOTAL
LABRADA (Has)
Nº EXPLOTS SUP. MEDIA POR EXPLOT Nº PARCELAS POR EXPLOT % EXLOTS TITULARES
VEGA BAJA 43.908 14.513 3’02 2’21 89’5 4’6
VEGA 10.579 5.868 1’801 2 93’4 3’8
CAMPO 11.257 1.372 8’20 2 93’4 6’1
VEGA-CAMPO 22.072 7.273 3’03 2’40 88’5 4’9
TOTAL PROVINCIA 190.472 63.216 3’01 3’20 87’8 5’3

En la zona Campo y por extensión en Los Montesinos, los recursos propios son de calidad aceptable, pero están sobreexplotados, mientras que los ajenos son de buena calidad pero dependientes del trasvase intercuencas.

Las explotaciones agrícolas, presentan una estructura fuertemente atomizada. Tendencia que persiste en la actualidad, continuando la fragmentación de explotaciones ante la demanda de tierras para usos no agrícolas (expansión de 2ª residencias y agricultura a tiempo parcial). Aunque en la zona Campo el tamaño medio de la explotación supera la media de la comarca alcanzando 8’2 has, y el % de explotaciones menores a 5 has es más bajo.

Por lo respecta, al régimen de tenencia de la tierra, en el municipio, el predominante es el régimen de propiedad, teniendo escasa implantación el resto de regímenes, aunque cabe mencionar el arrendamiento en un porcentaje muy pequeño.

Exceptuando las explotaciones de grandes dimensiones que en el conjunto de las tierras tienen una participación significativamente escasa; el resto de explotaciones, son en su mayoría de tipo familiar, con escasa rentabilidad, lo cual determina la necesidad de buscar fuentes de ingresos complementarios, practicándose la agricultura a tiempo parcial.

Otra característica destacable, es el envejecimiento de los empresarios agrícolas, los cuales más de la mitad son mayores de 55 años. La elevada edad de los titulares supone un obstáculo para la mejora de este sector.

En cuanto al índice de mecanización, en la Vega Baja es de 10’8 tractores y motocultores por cada 100 has. Labradas. El reducido tamaño de las explotaciones, la importancia de la agricultura a tiempo parcial y el predominio del cultivo arbóreo de regadío, explican el menor grado de mecanización.

Por lo que respecta a la distribución de las tierras, la comarca de la Vega Baja se extiende sobre un total de 97.152 hectáreas, de las que el 68% corresponde a tierras de cultivo, el 17% a “otras superficies”, donde destaca la superficie no agrícola, y la superficie forestal el 15 % del total y en ella predomina el monte maderable y leñoso.

La distribución general de las tierras en Los Montesinos, sería:

  1995 1996 1997 2000
TÉRMINO MUNICIPAL 1500 100% 1513 100% 1513 100% 1513 100%
CULTIVOS 1213   1213   1226   1226  
PRADOS Y PASTIZALES 0 0% 0 0% 70 0% 70 0%
TERRENO FORRESTAL 4   4   0% 0 0 0%
OTRAS SUPERFICIES 283   296   287   287  
BARBECHO Y T. NO OCUPADAS 668 100% 668 100% 668 100% 668 100%

– Distribución de los cultivos herbáceos (ha):

LOS MONTESINOS 1995 1997 2000
CEREALES 0 21 94
LEGUMINOSAS 0 0 0
TUBÉRCULOS 0 0 12
CULTIVOS IND. 0 1 14
PLANTAS HOR. 0 0 0
CULTIVOS FORRAJ. 0 2 10
HORTALIZAS 60 123 91
CULTIVOS HERBÁC. 60 85 166
CULTIVOS NOMBRE DE CULTIVO NO-PRODUCEN REGADÍO PRODUCEN REGADÍO TOTAL REGADÍO
1003 CULTIVOS LEÑOSOS 7 385 392
1100 CÍTRICOS 7 385 392
1101 NARANJO DULCE 0 52 52
1103 MANDARINO 0 53 53
1104 LIMONERO 0 280 280
1106 LIMONERO Y OTROS CÍTRICOS 7 0 7

– La distribución de los cultivos leñosos (ha) sería:

LOS MONTESINOS 1995 2000
CÍTRICOS 482 385
FRUTALES 66 105
VIÑEDO 6 4
OLIVAR 3 2
OTROS LEÑOSOS 33 35

– Distribución detallada de cultivos de Los Montesinos:

CULTIVOS NOMBRE CULTIVO REGADÍO
100 CEREALES PARA GRANO 47
102 CEBADA 44
103 AVENA 3
300 TUBÉRCULOS C.HUMANO 4
302 PATATA TEMPRANA 4
310 PATATA TOTAL 4
400 CULTIVOS INDUSTRIALES 14
408 CACAHUETE 14
600 CULTIVOS FORRAJEROS 10
605 OTRAS GRAMÍNEAS 6
611 HABA, GUISANTES Y OTRAS 4
700 HORTALIZAS 91
705 LECHUGA 24
706 ESCAROLA 19
711 SANDÍA 3
712 MELÓN 23
718 PIMIENTO 2
721 ALCACHOFA 20
1001 CULTIVOS HERBÁCEOS 166
Como puede apreciarse en los cuadros anteriores, la superficie dedicada a los cítricos a desplazado a la superficie hortícola. Las particulares características del cultivo de hortalizas, exigente en recursos naturales en cantidad y calidad suficientes (agua, suelo), así como en mano de obra abundante y relativamente cualificada, los problemas ligados al medio ambiente y a la salinidad de los cultivos, junto con el incremento de costes y la deficiente comercialización de las hortalizas en un mercado cada vez más internacionalizado, son los factores que han provocado el desplazamiento. Además, las condiciones de riego, la regresión de la agricultura familiar y la dedicación a tiempo parcial, así como otros factores, hacen que la agricultura de la zona se orienten hacia producciones de horticultura de tipo extensivo, desaprovechándose en gran medida los potenciales agroclimáticos de la zona.